La reprogramación del subconsciente y el diálogo interno

Refuerza tu desarrollo personal con un diálogo interno positivo

La voz  que escuchas en tu mente, que te dice cosas al azar como “que mal me siento”,  “Interesante… esa persona es muy atractiva”, “me duele el cuello”, “que pobre soy”, entre otros, es lo que se conoce como diálogo interno. Ese diálogo interno puede ser tanto positivo como negativo, pero cuando nos dirigimos a nosotros mismos de forma negativa esto afecta nuestras vidas frenando nuestra productividad, perjudicando nuestra autoestima, produciéndonos estrés y en consecuencia entorpeciendo nuestro desarrollo personal.

Si no estás consciente de esta charla mental habitual que tenemos todos los días, probablemente estés generando pensamientos negativos; sin embargo, como cualquier momento es bueno para cambiar, en este artículo te presentamos algunas técnicas para que evites utilizar el diálogo interno negativo y uses tu mente para producir bienestar e incrementar tu desarrollo personal.

Toma nota de tus patrones

El primer paso hacia el cambio es ser conscientes del problema, por eso, si sigues estas recomendaciones estarás más atento a tu diálogo interno y al contenido de lo que piensas.

a) Lleva un diario:

Escribe en un diario los comentarios negativos cuando pienses en ellos, también anota un resumen general de pensamientos negativos al final del día; esto puede ser una herramienta eficaz para examinar el proceso interno que surge en el momento en que tienes determinado pensamiento.

b) Controla tus pensamientos:

Cuando te des cuenta que estás diciendo algo negativo mentalmente (por ejemplo, cuando se cae un plato y te dices inmediatamente, “que tonto soy”) trata de detener ese pensamiento antes de terminarlo diciéndote “Basta ya!” y agrega algo positivo como “Que inteligente soy!”. Si dices esto en voz alta será mucho más poderoso pues te harás consciente de cuántas veces tienes que detener los pensamientos negativos.

 c) Un pequeño golpecito con la banda de goma:

Otro truco terapéutico es cargar siempre una banda de goma, liga de hule o caucho en tu muñeca a modo de pulsera, y cada vez que notes que estás teniendo un diálogo interno negativo tiras de la banda de goma y la dejas cerrarse de nuevo. Esto te va a producir un pequeño golpe, como un pinchazo y el dolor será la consecuencia negativa que te hará ser más cuidadoso con los pensamientos negativos.

La mayoría de la gente no se toma el tiempo suficiente para disciplinar su mente y evitar pensamientos aleatorios que puedan tener un contenido negativo. El problema con ello es que si estás constantemente enviándote a ti mismo mensajes negativos, seguirás perpetuando un punto de vista negativo y continuarás creyendo tus propios pensamientos erróneos.


La reprogramación del subconsciente y el diálogo interno


A continuación queremos explicarte cómo el inconsciente recoge todos esos mensajes negativos, por ejemplo: Una persona puede pensar para sí mismo “estoy solo” o “no valgo nada.” Si  esto se repite con suficiente frecuencia en la mente de esta persona, su diálogo interno no- disciplinado creerá como cierto este falso mensaje sobre sí mismo y finalmente se convertirá en parte regular de su cadena de pensamientos.

Una persona que tenga creencias negativas sobre si mismas no puede tener una existencia plena y fomentar un sano desarrollo personal; sin embargo, es posible revertir el daño y reprogramar el diálogo interno y sub-consciente de una persona practicando un ejercicio tan simple como repetir un mantra.

Utiliza este ejercicio si te encuentras deprimido, tenso, enojado o simplemente quieres hacer un cambio en tu manera de ver la vida, en cómo reaccionas ante ciertas situaciones y crecer en tu desarrollo personal.

Diente De León, Naturaleza, Verdes, Amarillo

Ejercicio curativo

Empieza a utilizar frases en tiempo presente que afirmen algo (sólo afirmaciones nada que incluya una connotación negativa), aunque al principio no creas lo que estás diciendo. Por ejemplo, si estás deprimido y sientes que te odias a ti mismo elige una frase que diga: “hoy como todos los días decido ser feliz, porque mi alegría y felicidad son mi derecho de nacimiento”. No importa si crees en estos mensajes positivos sobre ti o no, debido a que tu diálogo interno empezará a notarlos y más adelante empezará a repetirlos, sin importar si eres consciente de ellos o no.

Trata de mantener tus frases cortas y simples para obtener una mayor efectividad. El inconsciente no habla el lenguaje del pensamiento intelectual sino que se comunica a través de imágenes y sensaciones. Entonces, procura mantener las frases en un nivel básico pero utilizando palabras emotivas y poderosas.

Lo mejor es hacer el ejercicio cuando tu mente está más receptiva, por ejemplo, tan pronto como te despiertes, enfrente de un espejo y con el lenguaje corporal que una persona con las creencias y recursos que tú quieres obtener lo haría – tal vez con la espalda recta, hombros atrás, quijada en alto, mirada a los ojos, con una sonrisa, lleno de seguridad y confianza en sí mismo. Para obtener mejores resultados haz el ejercicio para cada frase que elijas varias veces al día durante un tiempo mínimo de 21 – 30 días consecutivos, cuantas veces te sea posible en el día. No importa si realmente no crees en  las “mentiras” que te estás diciendo; los resultados los verás a los pocos días ya que te estás reprogramando con los mensajes que te envías de forma consciente.


Verás cómo cambia tu percepción del mundo, te sientes más relajado y finalmente te estarás convirtiendo en una mejor persona, acercándote a la persona que te has propuesto ser.

Muchas gracias a fitsfeet.com por colaborar con este post

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reductores de velocidad vial

Viajar a Nueva York

La utilidad de las calderas de calefacción